Como las emociones afectan nuestra salud según la MTC





“Los 5 órganos Yin del cuerpo humano producen 5 tipos de Qi esencial que producen alegría, rabia, tristeza, preocupación y miedo".

(Su Wen: el libro de las preguntas básicas)



El Corazón se relaciona con la alegría; el Hígado con la rabia, el Bazo con la preocupación; el Pulmón con la tristeza profunda y el duelo; el Riñón con el miedo.


Las emociones en MTC (Medicina Tradicional China) son consideradas la CAUSA INTERNA más importante de una enfermedad.

La actividad emocional, se ve como una respuesta normal, fisiológica e interna a los estímulos del ambiente externo; representan reacciones humanas diferentes a ciertos estímulos. Dentro de sus limites normales, las emociones no causan enfermedades o debilidades en el cuerpo; en cambio cuando llegan a ser tan poderosas que se vuelven incontrolables y llegan a poseer literalmente a la persona, llegan a ser seriamente dañinas para la salud de los órganos y abren la puerta a las enfermedades.

No es tanto la intensidad de la emoción que causa daños, si no el TIEMPO que la experimentamos: cuanto más nos invade, más daño nos hará.


Un exceso de actividad emocional causa desequilibrios energéticos Yin–Yang muy profundos que se repercuten sobre el flujo de la sangre, la energía vital o Qi, causando bloqueos en los meridianos y trastornando las funciones de los órganos vitales. Una vez que un trastorno físico se ha manifestado no es suficiente eliminar la emoción dañina para promover la curación; el ESTRÉS causado por la emoción prolongada requerirá también intervención física.


Características patogénicas de las 5 emociones:

  • reducen la capacidad del Qi de los órganos (energía vital);

  • afectan las funciones del Qi de los órganos;

  • la inestabilidad emocional acaba deteriorando los órganos.


La RABIA

La rabia en MTC incluye una entera gama de emociones asociadas, como son resentimiento, ira, violencia, irritabilidad, frustración. La rabia afecta el Hígado provocando estancamiento de su Qi y de la energía vital. Esto llevará la energía del Hígado a subir a la cabeza provocando cefaleas, migraña, vértigos y otros síntomas. A la larga aparecerá hipertensión, y se manifestaran síntomas al Estomago y al Bazo. Las personas de cara roja, ya que la energía del Hígado sube a la cabeza (y la sangre sigue la energía), es sabido que son más propensos a episodios de rabia repentina a la mínima provocación. La rabia (o la IRA) en MTC es considerada la emoción más dañina porque condiciona a todos los niveles las funciones del sistema energético. Los japoneses dicen de una persona colérica que "tiene el hara subido”: el verdadero hara está vacío porque la energía del Hígado ha subido hacia el pecho y de allí a la cabeza en forma de cólera. Cuando la CÓLERA prevalece, la persona tiene que tener todo bajo control pero este exceso de rigidez se refleja a nivel físico en falta de flexibilidad muscular que se localiza sobretodo en las mejillas y en el cuello. También las rodillas, la zona pélvica y las muñecas pueden estar más rígidas. Así como los trastornos hepáticos rinden el individuo colérico e irritable, el tener un carácter colérico y agresivo acaba comprometiendo el Hígado o los órganos relacionados con él como Vesícula Biliar, tendones y ojos.


La ALEGRÍA

“Cuando una persona es demasiado alegre el espíritu se dispersa y no conseguimos almacenarlo y contenerlo” dice el Ling Shu (Pivote Espiritual).

Claramente la alegría en MTC se refiere a un estado de sobreexcitación, estrés o agitación constante, no ciertamente al estado de contentamiento y felicidad interior y profunda. El órgano más afectado es el 💛 que responderá a este estímulo con una subida de su fuego , desatando síntomas como agitación, insomnio y palpitaciones. La EUFORIA de hecho dispersa el Qi, relajándolo excesivamente e impidiendo su almacenaje y control; hace gastar demasiada energía mental y finalmente aparecen insomnio, fases alternas de depresión y excitación, inquietud, logorrea, emotividad y palpitaciones. Por este motivo una crisis cardiaca aguda puede desencadenar en risa patológica incontrolada, mientras que una insuficiencia cardiaca, puede ocasionar tristeza profunda. Como el 💛 es el órgano más Yang, los síntomas de un corazón enfermos reflejan a menudo esta energía: exceso de actividad, hipertensión, exceso de calor general de la piel con matices rojos y púrpura, insomnio, crisis de agitación, sudoración en las palmas de las manos etc. Así como los trastornos cardiocirculatorios acaban causando ansiedad y euforia, el exceso de euforia acaba comprometiendo el 💛 y los órganos que este controla.


La PREOCUPACIÓN

En MTC el exceso de pensamientos o de concentración es considerado el resultado de estimulación mental e intelectual excesiva. Toda actividad que requiere una gran cantidad de esfuerzo mental, acaba creando desarmonía. El órgano directamente afectado es el Bazo y luego sus órganos asociados: Estómago y Páncreas. Así como la reflexión es necesaria al hombre para realizar su pertenencia a la Tierra y al "aquí y ahora", la EXCESIVA REFLEXIÓN degenera en preocupación y compromete la zona relacionada con el sistema digestivo. Así como se encargan de procesar el alimento, los órganos del sistema digestivo procesan e integran todo tipo de información que llega a nuestra mente, pero cuando el esfuerzo intelectual es extremo, el órgano se sobrecarga y se advierte la sensación de “estar llenos”: no se pueden procesar las informaciones y la mente se congestiona, al tiempo que la actividad metabólica declina. OBSESIÓN y preocupación son el resultado de dicha situación; la preocupación llevará a una falta del Qi del Bazo resultando en cansancio, aturdimiento e inhabilidad para concentrarse. La preocupación concentra y estanca la energía, porque inmoviliza el espíritu sobre un determinado problema. Este bloqueo energético, impide al Bazo realizar su función de “humedecer e irrigar” a los otros órganos y por lo tanto surgen patologías gastrointestinales, perdida de apetito, diarrea y astenia. Como los trastornos estomacales causan tendencia a preocuparse y hacer de cada trivialidad un mundo, la preocupación compromete el Estomago y sus órganos relacionados.


La ANSIEDAD

Cuando una persona experimenta ansiedad, el Qi (energía vital) se bloquea y es incapaz de moverse. La ansiedad daña a los Pulmones, que controlan el Qi a través de la respiración. Síntomas comunes de extrema ansiedad son: respiración entrecortada, retenida, rápida, irregular y superficial. El respiro corto experimentado durante periodos de ansiedad es síntoma común. La ansiedad también daña al órgano pareja de los Pulmones, el Intestino Grueso; las personas ansiosas desarrollan fácilmente colitis ulcerosa.


La TRISTEZA profunda

Los Pulmones están directamente implicados con esta emoción. Una normal y sana expresión de dolor se puede expresar con sollozos que nacen desde la profundidad de los Pulmones, respirando profundamente y haciendo salir con el aire el sollozo. Pero el duelo que queda dentro no resuelto, que se vuelve crónico, crea desequilibrio en los Pulmones, debilitando su Qi. Este problema interferirá con el papel de los Pulmones de hacer circular la energía vital por todo el cuerpo. DUELO y tristeza son emociones particularmente dañinas por el Qi y las más negativas para el sistema inmunitario, ya que Wei Qi, la energía defensiva que nutre el sistema inmunitario y el aura, pasa por la piel y depende de los Pulmones. En los trastornos pulmonares la comunicación con el entorno es comprometida y el individuo se vuelve rígido y cerrado en si mismo; empieza a verlo todo negro y se vuelve intolerante hacia todo estimulo externo. Esta actitud, le causa una visión de la vida y del prójimo, demasiado realista y cruda, por lo que acaba construyendo barreras a su alrededor, separándose del ambiente. Así como los trastornos pulmonares generan tristeza profunda, los individuos tristes o que no acaban de superar un duelo profundo, un luto por ejemplo, acaban comprometiendo la salud de los Pulmones o de algún órgano con ellos relacionados. La tristeza, de hecho, disminuye la energía hasta agotarla y daña concretamente la zona del cuerpo dominada por los Pulmones. Se producirán así tos, disnea, ahogo, sensación de ahogo, voz débil, disminución de la vitalidad en general y de la fuerza sexual en particular.


El MIEDO

Es una emoción en si normal, pero cuando se vuelve crónica y cuando no hay una razón bien precisa que justifique el miedo, esto creará desequilibrio en los Riñones. Los Riñones alojan la voluntad y cuando hay trastornos renales, la capacidad de los Riñones de almacenar las energías será entorpecida, el Qi sale de las glándulas suprarrenales y desciende⬇️ a las extremidades inferiores causando temblor de piernas o incontinencia urinaria; la voluntad desaparece, dejando en su lugar miedo, fobias, ansiedad e inestabilidad emocional. Así como unos Riñones débiles y enfermos pueden causar miedo y FOBIAS, las personas excesivamente miedosas son más propensas a desarrollar trastornos renales o de los órganos relacionados con los Riñones.


El SUSTO

Se trata de una emoción no relacionada especificadamente con un solo órgano. Se diferencia del miedo en cuanto el susto es repentino y inesperado en su naturaleza. El susto en sus estadios iniciales afecta el 💛 pero si persiste y se vuelve miedo conciente, se transforma en miedo y afecta a los Riñones.



Texto de @claracastellotti